Una liga de tres

Dejamos atrás una jornada de grandes resultados, entre los que cabe destacar las goleadas, ambas con el mismo marcador de 5-1, del Real Madrid sobre el Athletic Club y del Sevilla ante el Betis, en el como siempre especial derbi de la capital hispalense.

Los tres primeros no fallan

Los tres equipos de la parte alta de la tabla siguieron fieles, como en las últimas jornadas a la victoria. El Barça ganó por 3-1 al Real Zaragoza y aunque según el marcador aparentemente se trata de una fácil victoria azulgrana no fue así, ya que se encontró en frente a un conjunto maño que como viene siendo habitual en las últimas jornadas en ningún momento tiró la toalla y dio la cara en todo momento, prueba de ello fue el tanto del que fuera, en ese momento, el tanto del empate de Paco Montañés, tras haber inaugurado el marcador Messi, tras la igualada aragonesa el partido siguió abierto y aunque no se puede decir que el Barça sólo es Leo, como bien recordó Tito Vilanova en rueda de prensa, fue el argentino una vez más el que deshizo las tablas en el marcador con una perfecta asistencia para el camerunés Alex Song, aun con el marcador adverso los de Manolo Jimenez siguieron intentándolo y a pesar de sus innumerables bajas tuvieron más de una ocasión de asustar al conjunto catalán, pero esta tensión para el aficionado culé la volvió a solucionar el de siempre, Leo Messi, quien marcó el tanto del 3-1 a partir de ese momento aunque ninguno de los equipos perdió la cara al partido llegó la tranquilidad azulgrana y así concluyó el partido que hace que una semana más el Barça siga al frente de la clasificación con tres puntos de ventaja sobre el Atletico de Madrid. Además del resultado cabe destacar el hecho de que en el equipo catalán volvió la pareja de centrales titulares, Piqué y Puyol estuvieron juntos, aunque aún les queda para volver a su mejor nivel.

Por su parte el Atlético de Madrid volvió a ganar y ya no recordamos aquellos años en los que lo más normal era que a estas alturas el equipo colchonero ya hubiera cambiado de técnico, y la mejor prueba de ello son las diez victorias, un empate y una derrota en las doce jornadas disputadas hasta la fecha que hacen el mejor arranqué de la historia para los del Manzanares. En su partido de esta jornada ante el Granada los hombres de Simeone posiblemente mostraron su peor imagen en lo que va de campaña, pero como tanto le gusta decir a su entrenador “lo que importa es ganar, no jugar bien”, en una primera parte los ayer hombres de negro lo pasaron mal, a pesar del tiro al palo de Torje que pudo haber puesto por delante a los colchoneros, pero el Granada durante esos primeros 45 minutos hizo que el Atlético lo pasara mal e incluso se hubieran podido poner por delante en el electrónico sí El-Arabi no hubiera errado una clara ocasión en un mano a mano frente a Courtois. Mientras tanto la segunda parte fue otra historia Simeone acertó con los cambios y Koke y Diego Castro, sobre todo el brasileño, cambiaron la cara al Atlético, posiblemente algún defensa granaíno haya tenido pesadillas con ellos esta noche, como en la jugada que ambos construyeron para que Arda marcara, a partir de ese momento el Granada desapareció e incluso cuando el conjunto colchonero se quedó con diez, por la expulsión de Mario Suarez, apenas se acercaron a la portería defendida por Courtois. Esta nueva victoria rojiblanca permitirá al equipo del Manzanares llegar al derbi de dentro de dos jornadas contra el Real Madrid por delante de los blancos en la tabla, algo que no se veía desde enero de 1999.

El Real Madrid arrolló al Athletic Club, en un encuentro del que poco se puede decir puesto que algunos aficionados aun están esperando a que el conjunto vasco haga su aparición en el terreno de juego, eso es que sólo hubo un equipo en el partido prueba de ello es el 5-1, sin quitarle ningún mérito al Real Madrid los vascos salieron al Bernabeu adormecidos, si que derrocharon ganas pero su defensa hizo aguas constantemente, clara prueba de ello es el segundo gol madridista, sumado a la mala suerte que tiene Aurtenetxe al introducir la pelota en su portería en el primer gol, con esos dos primeros tantos ya el Madrid lo que hizo fue un constante acecho a la portería de Gorka como demuestran sus 20 tiros entre los tres palos y así fue aumentando el número de goles el conjunto blanco, con un espectacular golazo de Benzema en su reaparición, haciendo lo que más le gusta esta temporada, darle tranquilidad a su equipo y a los aficionados con goles como el del sábado. Aun así el Athletic lo intentó, pero teniendo muchas ganas y lejos de ser un equipo como demostró la temporada pasada y así llegó el 3-1 de Ibai, que sólo fue un espejismo puedo que en la segunda parte Özil y Kedhira redondearon la manita para los blancos. Como nota negativa del partido los gritos que se oyeron desde un sector del fondo sur del Bernabeu llamando etarra a Markel Susaeta y dopado a Carlos Gurpegui.

El derbi se quedó en Nervión

Otro plato fuerte de la jornada fue el siempre esperado derbi sevillano, un partido que desde antes de comenzar los radicales se dedicaron a calentarlo y a ensuciar el ambiente, como resultado dos policías heridos y 27 aficionados detenidos. En lo que se refiere al fútbol el partido no tuvo ninguna historia, sobre todo en la primera parte, en la que el Sevilla se puso por delante a los 15 segundos tras un grave error del portero bético que José Antonio Reyes, muy lejos de ser el gran Reyes, aprovechó para poner a su equipo por delante, ese sería el primer regalo que ofrecería el Betis en la primera parte haciendo que pareciese que el Sevilla tenía tendida una alfombra roja para hacer lo que quisieran, así fue que en el minuto cinco parecía que los béticos aun no habían salido a jugar y esto lo aprovechó Fazio para hacer el 2-0, parecía que el partido empezaba con derrota por dos goles para el Betis, y así siguió la primera parte Fazio y Reyes volvieron a marcar y el marcador al descanso reflejaba un aplastante 4-0. En la segunda parte el Betis si que apareció sobre el campo y el juego fue de igual a igual, cada equipo luchaba por sus intereses, los de Michel trataban de dormir el partido, pues tenían un buen resultado favorable, mientras los de Mel iban a por el partido, porque en esta clase de derbis nunca se puede tirar la toalla, aunque de igual a igual la segunda parte fue un tanto descafeinada, aunque los tuvo buenos momentos como los goles de Rubén Castro para el Betis y de Rakitic en el descuento para redondear la manita sevillista. Un partido que acabó con 5-1 que hace que hoy Sevilla no sea un buen sitio para ser bético y menos para tener amigos sevillistas.

El Málaga, en las últimas jornadas parece que se deshincha. Tras la derrota ante el Rayo la pasada jornada en esta jornada no pudo pasar del empate sin goles ante Osasuna, en un partido en el que los rojillos se quejan de un gol legal que se les anula, además hay que destacar la actuación del meta malagueño Willy Caballero quien salvó una clara ocasión de Osasuna en los minutos finales. Con este resultado, el conjunto de Mendilibar sale del farolillo rojo y el Málaga de los puestos que dan acceso a Champions, competición que tan bien se les está dando esta temporada.

El sueño del Levante no se acaba

Y el equipo que vuelve a puestos de Champions ocho meses después es el Levante, algo que ya no es ninguna sorpresa como si lo pudo ser el año pasado pero que pocos medios de comunicación lo mantienen como un candidato a estar en esos puestos al final de la temporada, y eso que ya empieza a tener la suerte de los equipos grandes, como en esta jornada en la que venció al Depor por 0-2 en un partido que los de Coruña fueron muy superiores, posiblemente los blanquiazules sólo tuvieron un fallo en el partido, en el minuto 40, y allí estaba el nigeriano Martins, quien no falló e hizo que el conjunto granota se fuese por delante al descanso, en la segunda parte el Depor salió igual, a por todas, y pronto consiguió lo que buscaba penalti a favor y la expulsión de Pedro Ríos, y cuando parecía que los de Oltra iban a empatar Riki erró la pena máxima, aun así el Depor siguió igual y el Levante apenas se acercaba a la portería de Aranzubía, pero una vez más Martins le hizo el lío al Depor provocando en el minuto 70 la segunda amarilla del meta deportivista, Oltra ya había realizado los tres cambios, entre otros motivos porque se habían lesionado los dos centrales, y entonces Alex Bergantiños tuvo que ocupar la portería, pero eso no cambió nada el Depor seguía acechando a Munua y el Levante sin llegar a la meta deportivista a pesar de saber que no tenía portero, hasta que Barkero se atrevió a disparar desde lejos y marcó el segundo gol granota dando el partido por finalizado.

El otro conjunto gallego, el Celta de Vigo, empató ante el Mallorca, un partido que acabó 1-1 por culpa de los entrenadores, ninguno se atrevió a ganar, ambos salieron con un planteamiento conservador, y aunque ambos entrenadores dan por bueno el resultado al no haber perdido contra un equipo de “su” liga, realmente es un resultado que deja a los dos equipos en una situación tensa pues ambos se instalan en la parte baja de la tabla.

El Español no sale de su crisis

Una parte baja de la tabla que tiene nuevo farolillo rojo, el Espanyol que fue derrotado en Mestalla ante un Valencia que sólo fue superior en los primeros 15 minutos de partido hasta que llegó el gol de Viera, luego la mente de los jugadores ché se fue hacia el Baryern Munchen, una situación que aprovechó el conjunto periquito que se hizo dueño del partido, así Longo en el minuto 30 puso las tablas en el marcador, un resultado que ya no se movió en lo que restaba de primera parte y que parecía que en la segunda parte tampoco lo iba a hacer ya que ninguno de los dos conjuntos parecía querer ganar el partido, y como es habitual cuando el Valencia no quiere ganar la grada de Mestalla estalló contra su equipo y comenzaron los constantes silbidos, y cuando parecía que todo acabaría con tablas, el arbitro en el minuto 87 se convirtió en el protagonista del partido el colegiado, a instancia de su juez de línea, pitó penalti a favor del Valencia por mano de Héctor Moreno, cuando el jugador mexicano tenía las manos pegadas al pecho, esta acción provocó una tángana que acabó con dos expulsados por parte del Espanyol y con Soldado trasformando el lanzamiento desde los 11 metros que daba la victoria al conjunto ché.

La nota positiva: Tras enganchar una lesión tras otra Carles Puyol volvió al eje de la defensa barcelonista

La nota negativa: Como viene siendo habitual los radicales de los equipos sevillanos se encargaron de estropear el ambiente en la ciudad hispalense en un día de derbi, y los gritos desde un sector del fondo sur del Bernabeu insultado dopado a Gurpegui y etarra a Susaeta

La sorpresa: Ver a Alex Bergantiños como portero del Depor, empezó el partido en medio campo, las lesiones de los dos centrales le llevaron al centro de la defensa y la expulsión de Aranzubía hizo que acabara de portero. Y aunque quizá ya no sea sorpresa el Levante ocho meses después vuelve a puestos Champions cuando es un equipo creado con el objetivo de mantener la categoría.

@javi_marsan

Anuncios

Barça y Madrid se atascan

Tras unas jornadas de alegría y risas para los nuestros, en esta último la crudeza de la Champions se ha cebado con nuestros equipos. El Real Madrid, el pasado martes, salvó in extremis un punto que puede valer una clasificación, pero las sensaciones dejadas por el equipo de Mourinho en sus dos partidos ante el Borussia no han sido nada buenas. El técnico portugués alineó juntos a Alonso, Modric, Ozil, Di Maria, Cristiano e Higuain, buscando el dominio y goles, sin embargo, se encontró con un Borussia ordenado y efectivo, con Reus y Gotze a la cabeza.

Los blancos regalaron el primer tiempo, en el que el solitario tanto de Pepe permitió al Madrid sobrevivir de aquellas maneras. Arbeloa volvió a quedar retratado y Ramos sigue dejando claro que de central es más jugador que de lateral. El 1-2 al descanso era mejor resultado para los locales que para los visitantes. Mourinho, certero, cambió el panorama en el segundo acto introduciendo a Callejón por un ‘tocado’ Higuain y a Essien por Modric, que no termina de arrancar. El Madrid mejoró y mandó y, aunque el gol del empate no llegó hasta el último instante la cara del equipo fue muy diferente.

Con este empate, el grupo se aprieta y el equipo de Mourinho no puede ni debe flaquear en campo del Manchester City, pues una derrota en tierras británicas los obligaría a vencer en la última jornada del grupo. 

Tampoco le fueron mejor las cosas al Barça, que cayó en Celtic Park, pero aquel tanto de Jordi Alba en el descuento hace quince días permite al equipo de Vilanova cierta relajación, ya que tiene la clasificación en el bolsillo salvo sorpresa. El Celtic, con la lección bien aprendida, aplicó el método Chelsea. Se encerró atrás con diez hombres y buscó el juego directo en busca del premio. Y lo encontró.  El primer saque de esquina local acabó en gol y desde ahí hasta el pitido final, los azulgranas fueron incapaces de derribar el muro escocés.

El resultado final de 2-1 fue consecuencia de la ligera relajación local tras el segundo tanto. Messi, con la pólvora mojada en la jornada de ayer, maquilló el resultado en el último minuto del encuentro.

Valencia y Málaga firmes

El primero ganó sufriendo y el segundo empató. Sin embargo, ambos equipos volvieron a dejar muy buenas sensaciones. Lo del Málaga es milagroso. En un grupo de gran exigencia con Milan y Zenit, los de Pellegrini acumulan diez puntos de doce posibles y ya están virtualmente en octavos de final. El pasado martes, en su presentación en San Siro, sacaron un empate, que pudo ser una victoria. Isco dejó una asistencia maravillosa y Eliseu una gran definición. El Milan, por su parte, se queda en serios aprietos.

Y el Valencia debía ganar, y ganó. Terminó sufriendo por errores innecesarios pero siempre mantuvo el partido bajo control. Se adelantó 3-0 en el electrónico, pero la relajación local provocó un 3-2 a pocos minutos del final que llevó la agonía a Mestalla. Tuvo que ser Feghouli y su matrimonio con el gol los que tranquilizaran a una afición que por fin está viviendo una gran semana esta temporada. A esta victoria se unió la contundente del Bayern por 6-1 al Lille, dejando a ambos equipos en lo más alto del grupo.

Con el piloto automático

Valencia, territorio enemigo

Desde la primera jornada de esta temporada el Atlético de Madrid no dejaba escapar ni un solo punto, sin embargo, en la noche de ayer volvió a ser en la capital del Turia donde los de Simeone se dejaban el coliderato. El Valencia de Pellegrino ofreció un enorme partido a su afición ante un rival que nunca bajo los brazos, ante un Atlético de Madrid que, pese a perder, volvió a dar muestras de enorme fortaleza física y mental.

Simeone planteó un partido un tanto extraño, con su equipo más replegado de lo habitual con Emre y Tiago, prescindiendo de la llegada de Raúl García, mientras que Pellegrino dispuso a los suyos como suele hacer en cada partido casero, con Jonas y Soldado arriba y Guardado y Feghouli como dos puñales. Además, prescindió de Víctor Ruiz en el eje de la zaga dando entrada a Ricardo Costa. 

Soldado cambió el guión del encuentro con un golazo propio de un delantero de su calidad. El delantero madrileño salió al rescate de los suyos mientras Falcao y Adrián con el paso de los minutos fueron llevando cada vez más peligro a la meta de Diego Alves. Poco a poco el partido se enturbió, las protestas y la polémica sucedieron al fútbol y el Valencia fue dejando pasar los minutos sabiéndose ganador hasta que en el descuento Valdez, tras jugadón de Feghouli ponía el segundo y definitivo en el marcador. 

El Valencia logra tres puntos vitales y levante el vuelo, impidiendo que el Atlético se termine de marchar en la tabla. De otra parte, se acaba la imbatibilidad de los colchoneros que ven rota su racha de victorias consecutivas y la de once partidos seguidos marcando por parte del ‘tigre’ Falcao. 

Barça y Madrid economizan esfuerzos

Ambos jugaban en casa y ambos lo hacían ante equipos inferiores como Celta y Zaragoza. Los de Tito Vilanova volvieron a  exhibir virtudes y defectos por doquier. Fábregas campó a sus anchas en la medular, Villa hizo el mejor partido como blaugrana partiendo desde la izquierda y Messi, que realizó un mal partido, siempre abrió el campo para los demás. Detrás, Iniesta y Xavi mandaron y todo fluyó. 

Sin embargo, la zaga volvió a ser un quebradero de cabeza para los locales. Mascherano y Busquets, mediocentros reconvertidos volvieron a pecar de dar un paso en falso demás propiciando que los celtiñas pudieran plantarse ante Valdés con más facilidad de la habitual. Pero esto no fue suficiente para detener a un Barça que acumula nueve victorias en diez partidos y que no conoce la derrota en este curso. Tito Vilanova ha logrado el mejor arranque de la historia del Barcelona, ahí es nada.

Y tampoco brilló el Madrid de Mourinho. Terminó goleando por inercia y por pegada, sin embargo, durante buena parte del segundo acto hubo un ligero run run en el Bernabéu, viendo como los suyos se dejaban ir gracias al marcador y viendo como el equipo visitante crecía y crecía y cada vez se acercaba más a Casillas. Al final marcó cuatro, anotaron Essien y Modric, los dos fichajes y el Bernabeu acabó sonriente. Toca pensar en el gran partido ante el Borussia.

Velocidad de crucero

La liga sigue su curso y los grandes van cogiendo la velocidad de crucero habitual. Si ayer el Barça se daba un festín en Vallecas, el mismo camino ha seguido hoy el Real Madrid, que sin tener que forzar la máquina ha goleado al Mallorca por cero goles a cinco, con dos de Cristiano, dos de Higuain y otro de Callejón.

Los blancos apenas han pasado apuros en el Iberoestar. El Mallorca, más nervioso de lo habitual, regaló por errores individuales los dos primeros tantos de la noche, y a partir de ahí, Modric y Alonso encontraron el espacio necesario para campar a sus anchas. Con ellos dos en el eje, la habitual sobriedad aportada por el trío Varane, Pepe y Ramos y la voracidad del dúo atacante la goleada fue inevitable para el conjunto balear.

Fueron cinco, como pudieron ser seis. El Madrid empieza a parecerse al equipo que Mourinho quiere que sea, es decir, práctico en la zaga y solvente a partir de los tres cuartos de campo. Modric empieza a sumar de verdad y la mejor versión de Alonso está cada vez más cerca. No será fácil de digerir lo de Marcelo, pero el equipo blanco ya está en piloto automático. El Real Madrid está más vivo que nunca.

El Atlético de Simeone

El Atlético de Simeone, y el de Falcao. El “tigre” volvió al rescate de su equipo cuando más se le necesitaba, como hacen los grandes. La noche parecía tranquila para la parroquia rojiblanca. Dos goles en media hora (Miranda y Raúl García) ante Osasuna parecían una renta suficiente para esta noche de domingo, sin embargo, el equipo del Manzanares es un habitual en meterse en líos. Y lo volvió a hacer.

Un gol al borde del descanso precipitó ciertos nervios en el equipo y en la grada locales. Cada aproximación de Osasuna al área atlética dejaba sin respiración a los aficionados, sin embargo, este equipo tiene algo diferente. Algo que lo hace grande. Y ese algo se apellida Falcao, que se inventó otro gol de la nada para anotar el 3-1, batir el récord de partidos seguidos marcando (11) y mantener a su equipo colíder. El Calderón volvió a ser una fiesta y Simeone abandonó el césped con esa sonrisa tan habitual. Papá, ya se por qué somos del Atleti.

El Barça de Fábregas

La mejor versión del Barça de la temporada llegó anoche en un partido donde, por primera vez con Xavi en el campo, el de Tarrasa no fue el eje del equipo. La pausa que da Xavi no se vio ayer en ningún momento, si no que dominó la verticalidad de un Fábregas que, en partidos vertiginosos como el de ayer, manda sobre el resto. El traslado ha comenzado, no sabemos si de manera definitiva, pero el Barça de Cesc es el plan B tan anhelado en la época de Guardiola. Y si este plan se puede llevar a cabo con Xavi sobre el césped la excelencia vuelve a estar próxima.

Entre idas y venidas de unos y de otros, el Barça ganó 0-5 en Vallecas, en uno de esos partidos que en el pasado solían atragantarse, con el rival mordiendo en la zona más próxima a Valdés y presionando fuerte. Los primeros 20 minutos del Rayo fueron súblimes, intensos. Por un momento pareció mejor equipo que el Barça, sin embargo, pasados esos veinte minutos, una posesión larga de los de Tito con Xavi de protagonista precedió al gol. Robó el de Terrasa en zona peligrosa, asistió Cesc y remachó Villa con el mazo. 0-1 y todas las sensaciones anteriores eliminadas. El Barça ya gobernaba.

Con el marcador a favor, apareció Messi en la medular, haciendo de Xavi, de Cesc y de Messi. Los tres fueron capitales a la hora de tener el dominio del encuentro, mientras Villa y Pedro galopaban por bandas y tiraban diagonales, abriendo el costado a Jordi Alba y a un excelente Montoya, decisivo en el segundo gol del partido, de Messi, y mortal para el Rayo. Hizo un último intento Paco Jemez, abriendo a los suyos en busca del gol, y lo único que encontró fue al Barça mas desmelenado y demoledor con espacios. El diluvio de goles reflejó un partido cómodo, que no lo fue en esencia.

Otro capítulo aparte hay que dejar, otra vez, para Messi. 73 goles en 2012, en octubre, está a tan solo dos de aquel legendario record de Pelé. También en octubre ha superado el record de goles de Cristiano en un año natural en liga. No hay nada que se resista a la voracidad de Leo, que cada vez se acerca más al record de goles totales de Zarra en la liga. Es un depredador, es el cuchillo, es el fin. A veces fácil, otras elegante, pero siempre es gol. 301 veces Messi ha cantado gol. Y nosotros lo estamos viviendo.

El Dortmund evita el pleno

Otra gran jornada europea para los equipos españoles en la Liga de Campeones, tres de ellos (Barça, Valencia y Málaga) ganaron sus partidos, sin embargo, el Real Madrid se vio sorprendido en Dortmund por el Borussia, que jugó su mejor partido de la temporada. Aun así, los cuatro representantes del fútbol español están en una óptima posición para avanzar a los octavos de final de la mejor competición del mundo.

Histórico Málaga

Lo de ayer de la Rosaleda fue mágico. El año pasado, cuando la temporada ya terminaba, la parroquia malacitana cantaba aquello de “el año que viene Málaga – Milán”. Pues se hizo realidad de la noche a la mañana, y por si fuera poco, los locales acudían a la cita con seis puntos de seis posibles, mientras que los rossoneri llegaban con todas las dudas del mundo, y una situación seriamente comprometida en el grupo. Pero, como si de u sueño se tratara los de Pellegrini empujaron y empujaron a los italianos, incluso Joaquín fallaría un penalti en el primer acto que terminaría compensando en el segundo con el gol de la victoria.

Las gradas de la Rosaleda eran una fiesta. Nada más concluir el encuentro y confirmarse la histórica victoria malacitana que, además, deja al equipo prácticamente en los octavos de final, toda la plantilla acudió al centro del campo para saludar a los suyos en la que fue, sin duda, la mejor noche futbolística en la historia del Málaga C.F.

El Madrid falla en Dortmund

Se antojaba como uno de los partidos más atractivos de esta jornada de la Champions, y no defraudó. Ambos equipos acudieron a su habitual planteamiento de contragolpe. Unos con la magia de Ozil, Ronaldo y Benzema y los otros con los puñales de Gotze y Reus además del gran Lewandoski. Así que desde el primer momento se vio un duelo de poder a poder, con el Westfallen Stadium a rebosar esperando una victoria para los suyos. Ganó el Dortmund, que fue ligeramente mejor ante un Madrid que no termina de arrancar en este curso y que depende, cada vez más, de la excelencia de su estrella.

La maldición alemana sigue aumentando (1 sola victoria en casi 30 encuentros disputados en territorio germano). Mourinho volvió a equivocarse a la hora de mover las teclas. A la lesión de Khedira dio entrada a Modric, que no funcionó y que se vio superado siempre. Ozil no aguanta 90 minutos de esta exigencia nunca, ya le pasó en el Camp Nou. Y con todo esto y un gran Borussia de Dortmund, que es un gran equipo, el Madrid se rompió tras el 2-1 marcado por Schmelzer. Este resultado deja al Borussia líder del grupo con siete puntos, uno más que los blancos. El City, que cedió en Holanda, se queda con uno.

Premio a la insistencia

Ganó el Barça, que sigue sacando victorias no se sabe muy bien de dónde. Volvió a jugar con fuego y no pudo marcar el 2-1 definitivo hasta el 93. Un centro oblicuo de Adriano, de esos que tanto daño hacen, lo empujó a la red Jordi Alba, cuyo estado de forma tras la Eurocopa sigue siendo un sueño. Sin embargo, el equipo de Vilanova volvió a repetir errores del pasado más reciente. El equipo fue u manojo de nervios en cada balón aéreo (así llegó el autogol de Mascherano), pero lo volvió a compensar con su habitual temple y fe. Es un equipo que confía ciegamente en todo lo que hace y que nunca renuncia.

La primera asociación de los tres tenores (Xavi, Messi e Iniesta) en el partido acabó en un precioso gol de este último al borde del descanso que llevaba las tablas al electrónico y cambiaba las caras al personal, que estaba viendo como se agotaban los minutos sin suerte alguna. En el segundo acto se mantuvo el guión, el Barça mandaba y el Celtic esperaba hasta que en el noventa llegó el premio a la insistencia para el Barça, un premio que deja a los de Vilanova con nueve puntos y con pie y medio en los octavos de final.

Un ‘Soldado’ legendario

Muchas críticas ha recibido Roberto Soldado en este inicio de campaña, sin embargo, él sigue respondiendo con goles. El pasado martes, el delantero madrileño batió dos golpes de un disparo; por un lado se convirtió en el máximo goleador ‘che’ en la historia de la liga de Campeones y, por otro, se convierte en el primer jugador español en lograr dos hat tricks en esta competición. Su equipo, el Valencia, se impuso por 0-3 al Bate Borisov, dejando así el grupo en un puño entre ellos, el Bayern de Munich y el Bate, todos con seis puntos.

Eficacia madridista

En un partido que no pasará a la historia, el Real Madrid regresó en la tarde de ayer a la senda del triunfo con una cómoda victoria ante el Celta de Vigo por dos goles a cero. Los de Mourinho, que volvieron a cuajar un partido bastante regular, apenas pasaron apuros ante un rival muy inferior. Un gol de Higuain mediado el primer acto y otro de Ronaldo al poco de la reanudación mataron a un Celta que nunca se rindió.

El partido valió para seguir comprobando el buen central que es Varane, que se marcó otro partidazo y que sigue pidiendo más oportunidades. Además, Essien que fue el elegido para el lateral izquierdo también se marcó un gran partido y convenció a todos de que puede disputar los minutos que hagan falta en esa posición. Las malas noticias vinieron de parte de Kaka, susituido al descanso debido a otra mala actuación delante de los suyos.

Joaquin rescata al Málaga

El camino existente entre ser un héroe o un villano en el fútbol es realmente estrecho. El Málaga de Pellegrini que estaba realizando un partido realmente flojo, Isco al márgen, sumo tres puntos clave en el último instante gracias a un gran tanto de Joaquín que llevó el delirio a las gradas de la Rosaleda. Sin embargo, dos minutos antes, el propio Joaquín erraba un penalti ante el estupor de los suyos. En cuestión de pocos segundos el extremo español pasó de ser un villano a ser el gran héroe de la ciudad en la tarde de ayer. Las maravillas de nuestro deporte favorito.

Y Valdez al Valencia

Más controvertido si cabe fue la victoria del Valencia sobre el Athletic. Los de Bielsa, que mostraron en la tarde noche de ayer la mejor cara de la temporada, encontraron en Aduriz la referencia que les hacía falta, y ante el mal partido de Rami y Víctor Ruiz, parecía que los tres puntos se iban a ir al norte de España. Dos goles del delantero vasco ponían el choque en clara ventaja para los suyos, sin embargo, con el partido agonizando y el Valencia herido de muerte dos goles, uno de Tino Costa en el 87 y otro de Haedo Valdez en el 90 rescataban a un Valencia cuya parroquia se empezaba a impacientar. El partido de las urgencias se lo llevó el de casa, que respira un poco más, mientras el AThletic sigue ahogado.

El partido del año

Messi contra el mundo. Y gana Messi. La historia de la liga, la historia de siempre. Ganó el Barça 4-5 en Riazor en un partido que resume una temporada, y que pudo acabar 7-8, por ejemplo. Hubo un penalti, una expulsión, goles enormes, en propia puerta, errores garrafales de los futbolistas, de los porteros….hubo de todo, pero sobre todo, hubo una ración extra de Leo Messi, que volvió a sacar todo su repertorio para solventar un partido increíble y rescatar al Barça de un posible tropiezo. Messi, siempre Messi.

El argentino, que galopa a un ritmo acelerado hacia mejor futbolista de todos los tiempos anotó su enésimo hat trick para salvar la cara de un Barça que sigue dejando tantas dudas por el camino como victorias. Volvió a fallar Mascherano, cuyos errores los agigantó un mal arbitro que equivocó las dos decisiones más importantes. No hubo penalti del argentino como tampoco debió ser expulsado, sin embargo, su debilidad defensiva, unida a la mala temporada de Valdés metieron al Depor en un partido que tenía perdido en el minuto 20 del primer acto.

En esos primeros 20 minutos vimos un gran Barça guiado por el mejor Fábregas del año que, actuando de interior se hartó a controlar y distribuir hasta el punto de dejar dos asistencias mágicas a Leo Messi, que el argentino convirtió en dos golazos. Pero los errores individuales del Barcelona y su debilidad en la transición defensiva ya habían metido a los locales en el partido. Riki y Pizzi, bien asistidos por Valerón, auparon al Depor hasta el 3-4. Y la expulsión de Mascherano prendió la mecha definitiva. Riazor vibraba ante el partido del año.

Pero Messi sacó su fusil. Con el Barcelona herido y Xavi en la base para intentar controlar el cuero sin riesgos, Messi volvió a aparecer de la nada. “No está jugando bien” decían algunos. Recibió de espaldas, un giro vertiginoso, una carrera imposible y un zurdazo imposible para Aranzubia. Era su tercero de la noche, el quinto del Barça, la enésima maravilla y la posible puntilla al encuentro, que luego no sería tal. Y no lo fue porque el Barça volvió a complicarse la vida solo. Jordi Alba buscó una cesión que no existía y convirtió el 4-5 ante el estupor del personal. Quedaban 8 minutos de agobio para unos y de ilusión para otros.

No pudo rescatar un punto el Deportivo, aunque lo intentó hasta el pitido final de Paradas Romero. El Barça sigue sumando de tres en tres para alcanzar la cifra de 22 puntos de los 4 posibles. Una locura. Lo volvió a hacer encomendándose a su héroe, a un Leo Messi al que nada afecta. Ni su paternidad, ni el largo viaje de vuelta de Sudamérica. Nada ni nadie detiene a Leo Messi. La historia y él mismo son sus únicos rivales.

La España más extraña

El respeto que la campeona del mundo infundió a Francia determinó parte de las opciones de ésta en el duelo de esta noche. Los galos cambiaron sus dos puntas habituales por dos medio centros, Matuidi y Cabaye. Ambos acompañados por los costados por Ribery y Gonalons poblaron el centro del campo visitante pero en ningún momento supusieron un problema para la roja, que se pasó los primeros 45 minutos gobernando el partido a su antojo, tocando y llevando el balón de un costado al otro. Era la España de siempre, firme con la pelota controlada y endiablada en el último tramo. A todo esto añadió un gol, de Sergio Ramos, y regaló un penalti que atajó Lloris a Fábregas.

Durante este primer acto pudo empatar Francia, pero el árbitro se inventó un fuera de juego inexistente para que el marcador se mantuviera con la escueta ventaja española. Fue un mero accidente dentro de un espacio de 45 minutos donde Xavi campó a sus anchas y donde Pedro volvió a mostrar una y otra vez su buen estado de forma. En este periodo Ribery no entraba en juego, Menez pasaba desapercibido y Busquets y Ramos, inmenso una vez más, secaban a Benzema. El plan inicial funcionaba, España era España y el Calderón lo celebraba.

Al descanso Torres y Juanfran miraban la grada. Pasado y presente en ese mismo estadio con su club anhelaban regresar al césped. En el vestuario Del Bosque pedía más a los suyos, un gol más que matara el encuentro, pues el resultado pendía de un hilo. Sin embargo, tras la reanudación el encuentro viró en redondo. Francia dio dos pasos al frente, rompió el encuentro y se lanzó a por el gol. España se desdibujó, Xavi perdió la batuta e Iniesta no estaba en su mejor día. Así que los franceses se lo fueron creyendo cada vez más. El reloj era el único aliado de los de Del Bosque.

Entró Torres para dar aire al equipo en la zona ofensivo, pero sirvió de bien poco. Francia jugó su arma del todo o nada, permitió contras cada dos minutos y apeló a la épica. Y obtuvo el premio que mereció en una excelente segunda mitad cuando el partido estaba cerca de morir. El infortunio, los nervios o una mezcla de ambas sacudieron a Juanfran, que tuvo que entrar en el lateral derecho por la lesión de Arbeloa. Cuando el árbitro ya parecía que iba a pitar arriesgó en exceso un balón sencillo, recuperó Francia que se plantó veloz en el área española, y el buen centro de Ribery lo llevo Giroud a las mallas. El premio merecido por Francia, y castigo esperado para los nuestros.

Desapareció el control del cuero en el segundo tiempo y se difuminó España, que nunca fue el equipo al que estamos acostumbrados. Del Bosque no pudo arreglar el desaguisado y se jugó con el equipo partido, con Alonso desbordado en el centro del campo sin la compañía habitual de Busquets. Todos estos desajustes los fue acuchillando Francia lentamente hasta encontrar el premio del gol, y el consiguiente silencio del Calderón. Un punto que nos obliga a sumar en tierras francesas si queremos acudir por la vía rápida a Brasil, un punto inoportuno que ensucia levemente la trayectoria de este equipo leyenda.

El glorioso Atlético

Digeridos ya los últimos trozos del clásico, la séptima jornada liguera ha tenido mucho más que el Barcelona – Real Madrid. Un nombre propio resuena por encima del resto, el del Atlético de Madrid, colíder junto al Barcelona con 19 puntos de 21 posibles. El gol en el minuto 90 que marcó ayer Radamel Falcao llevó el delirio a una parroquia rojiblanca que no quiere despertar de este sueño. El glorioso Atleti ha resurgido y está más fuerte que nunca. Nombres propios como el de Falcao, Adrián López o Raúl García están transformando a este equipo, además de la excelente dirección desde el banquillo del “cholo” Simeone.  Este año la liga se puede jugar a tres bandas. Ojalá…

El derbi valenciano fue para el Levante

En un apasionante domingo futbolero el primer plato correspondió a Levante y Valencia, que disputaron un choque disputado de poder a poder donde los de Pellegrino mandaron en el césped y los de Jim en el marcador, que es lo que suma. El Levante volvió a tirar de oficio, que lo tiene a raudales, para acabar derrotando al vecino poderoso por un gol a cero. El tanto lo marcó el renombrado Martins, que día a día va justificando el desembolso que la entidad valenciana hizo por él.

Sevilla y Mallorca ceden

Dos de los equipos más atractivos de este inicio de campaña, Sevilla y Mallorca, pincharon en esta jornada de forma ciertamente inesperada. Los de Míchel sucumbieron ante el mejor Celta de la temporada por dos goles a cero, pagando todavía el enorme desgaste sufrido ante el Barcelona la pasada jornada. Perdió y fue peor, echó de menos la agresividad de Negredo y la verticalidad de los extremos, especialmente de un Navas menos punzante de lo habitual.

Más extraña todavía fue la derrota del Mallorca en su estadio ante el sorprendente Granada de Oltra. Los de Caparrós no se parecieron en nada al equipo habitual y tan solo las individualidades de Hemed y Víctor mantuvieron a los suyos en el choque hasta el final del encuentro. Venció el Granada 1-2 y lo pudo hacer por mayor diferencia si hubiesen aprovechado las contras de las que dispusieron en la segunda mitad, sin embargo, tras sufrir en los últimos instantes el Granada suma tres puntos vitales en su lucha por eludir el descenso.

El Español sigue en coma

Sigue lejos de la salvación el Español, que tras siete jornadas disputadas todavía no conoce la victoria y se queda en tan solo dos puntos, cada vez más lejos del penúltimo clasificado, un Osasuna que volvió a tropezar en la Catedral ante un mejor Athletic en el que Llorente se volvió a encontrar con más pitos que aplausos. Además el Rayo se recompuso de la goleada sufrida la pasada semana y derrotó al Deportivo de la Coruña por dos tantos a uno dejando a los gallegos en los puestos comprometidos. Además, el Getafe se aprovechó de dos expulsiones del Zaragoza para llevarse otros tres puntos y acercarse a los puestos nobles.

Y ya para acabar hay que mencionar al gran Betis de Pepe Mel, cuarto en la clasificación, y que sigue a un nivel futbolístico enorme. Gran trato de la pelota, jugadores como Ruben Castro en un momento de forma y confianza y con los resultados que están llegando poco a poco. Esta vez derrotó a la Real Sociedad, que sigue muy pobre fuera de Anoeta. Demasiado para pensar en cotas mayores.

  • septiembre 2017
    L M X J V S D
    « Nov    
     123
    45678910
    11121314151617
    18192021222324
    252627282930  
  • Actualizaciones de Twitter

    Error: Twitter no responde. Por favor, espera unos minutos y actualiza esta página.